X

Angel Zárraga

La poétesse, 1917

Oleo / tela
92.5 x 65.2 cm
AnZ006

Un espléndido ejemplo de las experimentaciones de Zárraga con el cubismo, a las que se entregó entre 1915 y 1918. Se ignora la identidad de la modelo representada en este retrato en formato de "busto grande", y que la recrea inmersa en la atmósfera que le es propia. La silla y la mesa pletórica de libros, abiertos y cerrados, con un pliego de papel y recado de escribir forman el entorno adecuado para señalar el "oficio" a ella asociado. Hay un contraste marcado entre la solidez material de los objetos desplegados en el primer plano, que ocupa el tercio inferior de la composición, y la azulada evanescencia de la figura femenina. Ésta se ve reducida a una silueta rellena de colores planos, y con sus contornos definidos mediante firmes trazos; las líneas que delimitan sus brazos se incurvan para señalar, al interior del cuerpo, los bordes del vestido que forman el escote. Pese a la severa impresión de frontalidad de la modelo, la simetría estricta se rompe a la altura de la cabeza, para sugerir la coqueta irregularidad del peinado o el tocado. Se percibe una cierta dosis de ironía en el trazo un tanto caricaturesco de esta cabeza simplificada al máximo, en un estilo ligado al universo de la ilustración periodística coetánea, y que proporciona un expresivo contraste a la disposición abstracta e intelectualizada de los planos cromáticos que le sirven de fondo, librando así al cuadro de una solemnidad excesiva. No por azar, predominan distintos matices de azul o de grises azulados en la parte superior de la composición: no hay que olvidar que el azul fue símbolo de espiritualidad y poesía, tanto para los simbolistas europeos como para los modernistas latinoamericanos (pensemos en Verlaine y Mallarmé, así como en Darío y Gutiérrez Nájera).

Vid. Fausto Ramírez, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autonóma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León