X

Oliverio G. Martínez

Caballito, 1932

Bronce
28 x 25 x 13 cm
OM001

En pocas obras de Oliverio MartÌnez podemos encontrar con tanta precisión su parecido -¿influencia?- con la de uno de los artistas de la vanguardia, Giorgio de Chirico. Este artista griego tuvo múltiples facetas plásticas, algunas de ellas pudo haberlas conocido Martínez vía la revista Contemporáneos en México. El parecido entre ambas producciones tiene que ver con la monumentalidad y con el volumen, pese a que Chirico realizó sus Caballos antiguos -imagen que apareció en 1928 en el número tres de la citada revista Contemporáneos, que reprodujo siete obras de De Chirico con un texto de Jean Cocteau, muy probablemente traducido del francés al español por Xavier Villaurrutia o Agustín Lazo- en pintura y Martínez la ejecutó toda en escultura. Tanto para Chirico como para Martínez, la actitud de los animales que realizan es escultórica. Para ambos artistas, los animales, sorprendidos en un instante, son retratados en una pose hierática, que les da cierta monumentalidad y clasicismo. Desde su lenguaje personal, Martínez acorta las extremidades, engruesa el cuerpo y lo convierte en una estructura sólida y firme sobre su base. El caballito que realiza Martínez -que tiende también lazos con otro que pintara Agustín Lazo por la misma época y que tituló Los Remedios- posee, en primer lugar, una cualidad como de juguete de niño o animal imaginado por un infante. Esta característica nos habla más bien de una liberación formal que ha permitido que lo lúdico produzca una imagen que pareciéndose a la realidad dista mucho de ella. Por tal motivo el problema para entender esta escultura resulta complejo, pues vemos por una parte el valor del arte como juego, y por otra la reflexión filosófica que a tantos ha desvelado, saber si la naturaleza copia al arte o viceversa. Tenemos la fortuna de contar con esta obra dentro de la producción escultórica mexicana, pues compensa un lado imaginativo y reflexivo que no necesitó de abigarrados o tortuosos caminos para expresar una multitud de preocupaciones que han estado presentes desde siempre en la historia del arte.

Vid. Agustín Arteaga, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten