Juan Soriano, 1920 - 2006

Juan Francisco Rodríguez Montoya, mejor conocido como Juan Soriano (debido al segundo apellido de su padre), nació en Guadalajara, Jalisco, México, el 18 de agosto de 1920. Fue un pintor, escultor, escenógrafo, diseñador de vestuario, ilustrador e intelectual cuya obra se expuso en los principales museos de su país, así como Estados Unidos y Europa.

A los doce años comenzó a visitar asiduamente la casa de Jesús “Chucho” Reyes Ferreira, donde conoció a Luis Barragán y tuvo acercamiento por primera vez la pintura europea en cromos de libros y revistas. En 1933 conoció al pintor Alfonso Michel gracias a su hermana Martha. Ingresó al taller “Evolución” de Francisco Rodríguez “Caracalla”, donde también hicieron sus primeras incursiones en la pintura Raúl Anguiano y Jesús Guerrero Galván. Al año siguiente participó en la exposición colectiva organizada por dicho taller en el Museo de Guadalajara. Asistieron a dicha exposición Lola Álvarez Bravo, María lzquierdo y José Chávez Morado, quienes le sugirieron trasladarse a la Ciudad de México.

Llegó a la capital en 1935, siguiendo a su hermana Martha. Con la ayuda de quienes lo invitaron a trasladarse a México, ingresó como maestro de dibujo en la Escuela Primaria de Arte de la Secretaria de Educación Pública. Ingresó a la Escuela Nocturna de Arte para Obreros (1936-1937), donde Emilio Caero y Santos Balmori fueron sus maestros. Balmori lo inscribió en la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR).

En esa época entró en contacto con la galería de Inés Amor y comenzó a asistir a las tertulias del Café París, donde departió con Rafael Solana, Isabel Villaseñor, Frida Kahlo, Lupe Marín y varios de los miembros de la revista Contemporáneos, además hizo amistad con Salvador Novo, Carlos Pellicer y Octavio Paz. En 1938, Soriano rompió relaciones con la LEAR y con Santos Balmori y realizó un viaje con Rafael Solana a la Universidad de Berkeley, en California, E.E.U.U.. A su vuelta, de 1939 a 1941 impartió clases de dibujo en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, entonces bajo la dirección de Antonio M. Ruiz “El Corcito”. En agosto de 1941, realizó una exposición individual en la Galería de Arte de la Universidad Nacional Autónoma de México. Con este motivo, Octavio Paz le dedicó el ensayo “Rostros de Juan Soriano”.

De 1945 a 1947 participó en varias exposiciones colectivas en Nueva York y Filadelfia, E.E.U.U., se reencontró con Octavio Paz en Nueva York y coincidió en los Estados Unidos con Carlos Mérida, Olga y Rufino Tamayo. Ingresó y expuso por primera vez en la Galería de Arte Mexicano, de la ciudad de México. Participó en la tertulia de Octavio G. Barreda en el Café París, Barreda le dedicó un ensayo en la revista “El hijo pródigo”, donde lo distinguió como un artista afín a Frida Kahlo, Agustín Lazo, Rufino Tamayo y Carlos Mérida.

En 1950 recibió el Primer Premio en el Salón de Invierno y al año siguiente realizó una primer estancia en Roma de dos años. Viajó a la isla de Creta, Grecia en 1954 y a partir de esa experiencia, y gracias a la amistad renovada de María Zambrano en Roma, pintó los cuadros titulados "Apolo y las musas". El grupo Poesía en voz alta fue fundado en 1956 y Juan Soriano participó como escenográfo y diseñado de vestuario, colaborando con Octavio Paz, Leonora Carrington, entre otros. Reunió parte de su obra pintada en Italia y la presentó en la Galería Schneider de Roma. Esa fue la primera de una larga serie de exposiciones realizadas en Europa.

En 1958 expuso en la Galería Ruthermore de San Francisco, California, E.E.U.U. y en 1959 Celebró el 25 aniversario de su quehacer pictórico con una exposición en el Museo de Arte Moderno. Publicó su ensayo “La pintura abstracta” en la Revista de la Universidad de México. De 1961 a 1962 fue nombrado maestro de cerámica en la Escuela de Diseño y Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Ése mismo año se dedicó a realizar una serie de retratos en torno a una modelo única, Lupe Marín, que expuso en la Galería Misrachi.

En 1966 presentó su primera gran exposición escultórica en México, en el Palacio de Bellas Artes y de 1969 a 1975 realizó una segunda estancia en Roma. Regresó a la ciudad de México. Después de vivir en Italia, se trasladó a vivir a París, ahí recibió un contrato de la compañía Olivetti para realizar grabados en el taller de Bramsen y Colt, además conoció y se hizo amigo de Antonio Saura, Julio Cortazar, Milan Kundera y Valerio Adami y encontró a Pedro Coronel y Alberto Gironella, quienes también vivían en la ciudad.

Juan Soriano recibió incontables premios y distinciones como el premio José Clemente Orozco del gobierno del estado de Jalisco (1957), el Premio Especial en el VIII Festival Internacional de Pintura de Cagnes-sur-Mer, Francia (1976), la Medalla de Oro a la Excelencia otorgada por el Instituto Cultural Cabañas (1984), el Premio Nacional de Arte, el nombramiento de Caballero de las Artes y las Letras por el gobierno francés, el Premio Jalisco de Arte (estos últimos tres en 1987), el reconocimiento Doctor Honoris Causa, otorgado por la Universidad de Colima (2005), la condecoración "Orden al Mérito"  otorgada por el Gobierno de la República de Polonia (2006).

En 1993 realizó la escultura monumental Luna para el Auditorio Nacional de la Ciudad de México y en 1997 El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, presentó una gran retrospectiva de su obra (1937-1997) que incluyó pintura, escultura y obra gráfica.

Juan Soriano murió el 10 de febrero de 2006 a los 85 años en la Ciudad de México. El Museo Morelense de Arte Contemporáneo en Cuernavaca, Morelos, México, lleva su nombre, abrió sus puertas en junio de 2018, le dedicó una retrospectiva de su obra en 2019 y tiene como objetivo albergar exposiciones nacionales e internacionales, así como promover el arte moderno y contemporáneo.