X

Saturnino Herrán

Joven con calabaza, 1917

Lápices de color / papel
57 x 39 cm
SHe004

La joven de la calabaza, es un claro ejemplo de los maravillosos retratos que Saturnino Herrán realizó a lo largo de su corta carrera. En él destaca la dulzura de la muchacha indígena, con una mirada pasiva que ve hacia la nada, nos muestra un personaje relajado y lleno de vida.

Este retrato muestra varios elementos que nos muestra la insipiente necesidad de la época de plasmar lo propio, en la búsqueda de una identidad nacional. Al centro esta mujer indígena en la flor de la vida, detrás de ella, un nopal, símbolo de la mexicanidad desde siempre, debido a la leyenda de la fundación de tenoxtitlan de construir la ciudad en donde encontraran un águila devorando a una serpiente sobre un nopal. La calabaza como fruto de origen nacional y símbolo de la riqueza de la tierra.

Cada detalle del cuadro está construido a base de trazos que siguen los volúmenes que representan, dándole tridimensionalidad, además de una anatomía muy bien lograda que dota a esta pieza de gran maestría técnica.

 

Renata Blaisten, 2018

Otras obras del artista