X

Francisco Díaz de León

Mañana en el pueblo de Ozumba, 1922

Oleo / tela
65 x 75 cm
FDL002

Se trata esta pintura de una característica del estilo y la iconografía del pintor en sus años postreros de aprendizaje formal, como uno de los primeros y más aventajados alumnos de la Escuela al Aire Libre de Chimalistac. El propósito que animaba a maestros y estudiantes era capturar el ?alma de México? en sus expresiones paisajísticas y humanas más ordinarias, alejadas de toda pretensión épica, y en un estilo ?moderno?, hecho de trazos muy libres, colores luminosos y un trabajo con el pincel y la espátula que reflejase la emoción subjetiva frente al modelo. En este cuadro no pasa otra cosa que el tiempo hecho piedra, adobe y madera. Sutiles trazos oscuros deslindan los contornos de los grandes bloques arquitectónicos. En su interior, el pintor ha extendido oleaginosas manchas de color para recrear las formas, los colores y las texturas de piedras y ladrillos, de enjarres desconchados y techumbres de tejamanil, logrando construir una superficie matérica perfectamente unificada, densa y de grato impacto visual.

Vid. Fausto Ramírez, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León