X

Fernando Castillo

El gato negro, ca. 1929

Oleo / tela
43.6 x 36 cm
FCa001

En este cuadro dos miradas fijas e imperturbables sorprenden al espectador, la de un niño y la del gato que éste sostiene entre sus brazos, a la altura de su pecho, en un ademán que nos señala al mismo tiempo una actitud de protección y de propiedad. Con su gesto, el joven parece poseer al gato de tal manera que el animal se convierte en uno con su dueño, pues la actitud de ambos proyecta una relación de mutuo reconocimiento, que nos recuerda el deseo ancestral del hombre por descubrir su contraparte animal. Sin embargo, Fernando Castillo utiliza el color como elemento primordial para señalar el contraste y las diferencias entre estos dos seres, pues mientras el gato es de un negro pelaje, resaltando únicamente el color de sus ojos, el niño lleva una colorida vestimenta, que se acentúa con el estampado de la tela, el rojo del sombrero que porta y el inusual tono azul de sus uñas. Oposición cromática que tal vez resuelve una necesidad de tipo formal o que alude al enfrentamiento entre una naturaleza positiva y otra negativa dentro de un mismo ser. El gato negro es una obra que retoma la tradición decimonónica de retratos infantiles, algunos de los cuales nos muestran a los niños representados con sus mascotas. Ejemplo de ello es la pintura de José María Estrada, Retrato de la niña Manuela Gutiérrez (ca. 1862; Museo Nacional de Arte), en el cual vemos reproducida esta fórmula. Al igual que Estrada, Castillo le brinda cierta autonomía y personalidad a sus personaje, dotándolo también de ese auténtico aire infantil que fue tan difícil de proyectar en otras obras del XIX, en donde la solemnidad de un mundo adulto se trasluce en poses y actitudes contenidas. Sin embargo, diferencia de los pintores decimonónicos, Castillo centra su atención en el rostro infantil con el objetivo de capturar la expresión y la fuerza de su mirada. El pintor también confiere a los colores un papel fundamental, que nos hace pensar en cierto sentido simbólico de los mismos.

Vid. Mireida Velázquez, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten