Saturnino Herrán, 1887-1918

Nació el 9 de julio de 1887 en la ciudad de Aguascalientes. En 1897 tomó lecciones privadas de dibujo en su ciudad natal y en 1901 ingresó a la Academia de Ciencias de Aguascalientes. Tomó clases con José Inés Tovilla y Severo Amador, quien le enseñó dibujo y pintura. En 1903, para completar sus estudios, se mudó a la ciudad de México donde atendió las clases nocturnas de Julio Ruelas en la Academia de San Carlos. En 1904 fue de los contados alumnos en el grupo de enseñanza del laureado pintor catalán Antonio Fabrés en la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde sus compañeros fueron Diego Rivera y Roberto Montenegro. En 1906 asistió a las clases impartidas por Leandro Izaguirre y Germán Gedovius en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Herrán realizó majestuosas pinturas de indígenas mexicanos, otorgándoles fuerza heróica y dignidad. En 1910 participó en la exhibición conmemorativa del centenario de la Independencia de México. Sus figuras has sido asociadas con las tradiciones del arte español, particularmente con el trabajo de Velázquez y José de Rivera, así como con el modernismo catalán. Debido a la calidad de Herrán como colorista, no es de sorprender que ocasionalmente diseñara vitrales y fuera ilustrador de libros. La ambición de ser un pintor mural apareció al final de su corta carrera, y en 1911 terminó algunas pinturas de gran formato en la Escuela de Artes. Murió el 8 de octubre de 1918, en la cumbre del renacimiento estético en el arte mexicano.