Germán Cueto, 1893-1975

Nació en la ciudad de México el 9 de febrero de 1893. Su familia paterna poseía una tradición social e intelectual en Cantabria, España. A esta familia pertenecían Matilde de la Torre, militante republicana, y María Gutiérrez Blanchard, pintora cubista, que ocupó un lugar fundamental en la vida de Cueto.

Comenzó estudios de química, los cuales tuvo que interrumpir al comenzar la revolución, marchó entonces a España con el propósito de estudiar Filosofía y Letras. A su regreso a México en 1918 decidió ser escultor e ingresó a la Academia de San Carlos, desilusionado al poco tiempo debido a la enseñanza convencional, decide volverse autodidacta. Durante algún tiempo asistió al escultor Ignacio Asúnsolo en las renovaciones al edificio de la Secretaría de Educación, así conoció la corriente fomentada por José Vasconcelos de acercar la cultura al pueblo. En ese momento, una gran cantidad de artistas jóvenes fueron incitados por profesores no ortodoxos como Alfredo Ramos Martínez y Gerardo Murillo, el Dr. Atl a realizar un arte libre del academicismo.

Otros tantos regresaron de sus viajes al extranjero como Diego Rivera, Roberto Montenegro, David Alfaro Siqueiros, y otro más como el guatemalteco Carlos Mérida y el francés Jean Charlot se afincaron en México. Aquellos años fueron los inicios del muralismo mexicano, programa estético que eclipsó de alguna manera, cualquier otro tipo de manifestaciones plásticas en el periodo que se abrió tras la revolución. Cueto nadó a contracorriente en un momento y en un lugar en el que la escultura moderna no contaba con un ambiente favorablemente receptivo, pues en esta época, dicha disciplina se reduce a temas que aluden a la nación, la libertad y el trabajo. Como respuesta, muchos artistas se unieron al movimiento estridentista, rechazando los valores tradicionales y religiosos convencionales.

De 1927 a 1932 Cueto se estableció en Europa donde abrió los ojos al arte de las vanguardias europeas a través de su prima María Blanchard, a quien visitó en Madrid, donde también conoció a Ramón Gómez de la Serna. Su presencia en París en 1930 lo llevó al grupo Cercle et Carré, fundado por el artista uruguayo Joaquín Torres-García y el crítico belga Michel Seuphor como oposición al surrealismo, dicho grupo reunió a lo más destacado de la abstracción geométrica internacional, lo cual supuso el principal hito referencial en su carrera al exhibir al lado de artistas de la talla de Piet Mondrian, Jean Arp, Wassily Kandinsky, Jean Gorin y Georges Vantongerloo.

Cueto expuso posteriormente en Suiza, Barcelona y en el Salon des Suridépendants. A la muerte de María Blanchard en 1932, Germán y su esposa Dolores Velásquez, mejor conocida como Lola Cueto (con quien se había casado en 1919), deciden volver a México, donde continuó su trabajo desde una gran libertad estética, investigando formas entre la abstracción y la figuración, con un gran despliegue de técnicas y materiales. Comenzó así a crear máscaras, una temática constante en su producción donde encontró el espacio personal para hacer converger todas sus inquietudes: las antiguas culturas mexicanas, la tradición popular, la tradición culta ligada al teatro y el lenguaje de la escultura moderna. Las máscaras de cartón pintadas, una de ellas dedicada a Leopoldo Méndez, datan de esta época, las pertenecientes a la Colección Blaisten se presentaron por primera vez en el Café de Nadie, sitio frecuentado por poetas y artistas unidos en torno a las propuestas del estridentismo.

Cueto se adhiere a la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) creada en 1934, pero no fue reconocido por su escultura o su obra gráfica, sino por su aportación a las artes del espectáculo (teatro) y a la enseñanza. En 1944 presenta sus obras en Galería de Arte Mexicano entre pinturas, gouaches, máscaras y escultura en diversos materiales y en 1948 fue por un tiempo director del Instituto de Danza del Palacio de Bellas Artes donde realizó máscaras para diferentes ballets. Entre sus esculturas monumentales destaca El Corredor, realizada para la Ruta de la Amistad en el marco de los Juegos Olímpicos de México en 1968. Murió en la ciudad de México el 14 de febrero de 1975.