X

Julio Castellanos

La cirugía casera, 1934

Fresco
77.5 x 41.5 cm
JC001

 Desde finales de los años veinte, Julio Castellanos representó una serie obras sobre mujeres en silencio, confinadas a sus labores domésticas; en su trazo y en la ascendencia mestiza de los personajes, estos trabajos de Castellanos se muestran vinculados a la reivindicación indigenista de Diego Rivera, mas por las extrañas acciones que representan las figuras, éstas demuestran ser parte de un mundo poético y atemporal, muy alejado del relato historicista del muralismo.  

 Las escenas de Julio Castellanos remiten a un ambiente de provincia, sumido en la pobreza, el silencio y la tristeza, pero protagonizado por mujeres que se presentan carentes de la posibilidad de expresar emociones.Son damas resignadas, entregadas a sus quehaceres, cuyos cuerpos poseen un sentido clásico renovado, el cual se combina con un sentimiento melancólico que expresan justo a partir del espacio solitario y el ambiente callado que las rodea; pese a que en estas pinturas Castellanos presenta parejas de mujeres que interactúan corporalmente, ellas mantienen los labios cerrados y las miradas sin encontrarse en medio de la introspección y la tristeza, la cual se agudiza por los escenarios rurales que no poseen ninguna decoración.

 De 1934 es La cirugía casera en que precisamente aparecen dos mujeres, una con vestido de manta y rebozo azul capri que le limpia con un pañuelo el ojo a otra que se muestra sentada y viste falda blanca, blusón rojizo y mandil de un azul difuminado; es una escena tanto cruel como tierna al mismo tiempo, que emite cierta sensación de misterio por el espacio cúbico que sugiere tridimensionalidad, mas al mismo tiempo se presenta cerrado como un extraño y sintético consultorio, cuyo cometido parece ser exaltar las cualidades plásticas de los personajes y al mismo tiempo situarlos en un espacio misterioso.

 

Maestro Carlos Segoviano, Colección Blaisten, 2019.

Otras obras del artista