Rosa Rolanda

Autorretrato, ca. 1950

Gouache / papel
40 x 33 cm
RoR004

Los autorretratos son siempre preguntas trascendentales, intentos por definir esa ficción del ser que somos todos y cada uno. La artista se encuentra reflexionando en soledad consigo misma y con la pintura, no hay más que su fuero interno y su labor intelectual o creativa. No hay narcisismo sino conocimiento del ser. En el autorretrato de Rosa Rolanda, la orquídea que adorna su peinado es uno de muchos guiños y referencias menores comunes entre su obra y la de Frida Kahlo, en particular los retratos de Kahlo pintados en los años cuarenta. Es también una glosa a las muchachas que Covarrubias retrató cuando ambos viajaron a la isla de Bali en 1930, donde dicha flor es usual en el arreglo personal de las mujeres. En esta ocasión la esposa de Miguel Covarrubias añade un detalle curioso a su pintura: a la izquierda de su rostro ha parada sobre la pared una mosca. Rosa Rolanda está parafraseando la leyenda de Giotto, a quien Giorgio Vasari describe en sus Vidas como capaz de un realismo tal que engañó al pintor Cimabue, haciéndole creer que en efecto hay un insecto sobre uno de sus lienzos. Pero también es posible que Rosa estuviera pasando por alguna crisis existencial ?hay cierta seriedad y hasta tristeza en el reflejo del espejo que ella pintó para nosotros- y este ejercicio de representación y auto(re)conocimiento sea un esfuerzo por cimentar una identidad que amenaza con fracturarse. El mecanismo de defensa donde de manera consciente se evalúan los deseos y sentimientos o la posibilidad de sustituirlos. Rosa y Miguel, un matrimonio de muchos años, tenían serios problemas de convivencia a principios de los 50. Se trata de una estrategia retórica simple, intentar hacer coincidir dos entidades en uno mismo; quien se solía ser, y quien se es ahora. Habría entonces que poner atención a esa idiosincrásica frase mexicana: hacer mosca.

Vid. Carlos Molina, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten. México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten