Julio Ruelas, 1870-1907

Nacido el 21 de junio de 1870 en Zacatecas, México, Julio Ruelas fue un pintor, grabador e ilustrador perteneciente a la escuela simbolista.

Estudió en la capital del país en el Instituto Científico e Industrial de Tacubaya, tuvo un breve paso por el Colegio Militar pero ante la poca disposición que tenía para las armas, abandonó el Colegio para estudiar en la Escuela de Bellas Artes en 1885, tenía en aquél entonces dieciséis años.

Desde niño mostró habilidad para el dibujo pero ya en la Academia lo hacía incansablemente, poniendo gran énfasis en el estudio anatómico y reproduciendo con el mayor detalle cada músculo y articulación, pero son sus dibujos al natural, los tomados improvisadamente, los que denotan mayor celeridad y seguridad en el trazo, llegando rápidamente a perfeccionarlo.

En 1892 partió rumbo a Alemania para estudiar en la Academia de artes de Karlsruhe. En esa primera incursión en el continente europeo, visitó los grandes museos y conoció ampliamente la magnífica obra de Durero, las fantasías medievales de Hyeronimus Bosch, las dantescas pinturas de Pieter Brueghel El Viejo y el desconcertante retrato de Arnold Böcklin que lo inspiró un año antes de su viaje, probablemente a partir de una lámina para pintar El Ahorcado. Otra de sus influencias es la del artista belga Félicien Rops, quien abordaba temas “satánicos” y de una fuerte carga erótica.

Ruelas se afirma más mediante la expresión del dibujo que por la del color, tendencia presente debido a la difusión de la idea del filósofo Immanuel Kant sobre esta disciplina, acerca de que la representación lineal debía de tener una supremacía ante la representación pictórica. Su estancia en Alemania fue decisiva en su vida y obra.

A su regreso a México, a finales de 1895, denotaba una gran formación artística y por supuesto otra mentalidad. En los años siguientes, trabó amistad con el grupo de “La Revista Azul”, fundada por Manuel Gutiérrez Nájera en 1894 pero fue en 1897 que se convirtió en uno de los primeros ilustradores de “La Revista Moderna” y justo en esos tiempos Ruelas pintó una de sus obras más importantes en cuanto a temática: “La Domadora”, un pequeño óleo que deja entrever un antecedente de la pintura surrealista.

Los temas que trató pueden reducirse fundamentalmente a: retrato, pintura de género, paisaje y pintura con temas imaginativos o fantásticos. No fue hasta 1898 que su trabajo fue conocido gracias a la exhibición que tuvo en la Exposición Anual de la Escuela de Bellas Artes, aunque el reconocimiento le llegó con la fundación de la “Revista Moderna” para la cual trabajó realizando ilustraciones durante varios años inclusive cuando regresó a Europa desde donde enviaba sus colaboraciones.

Fue gracias a una pensión otorgada por el ministro Justo Sierra y con la ayuda complementaria de Jesús Luján, que viajó a Francia con el objetivo de ampliar su preparación y dominar el grabado en aguafuerte, disciplina que estudió al lado del grabador francés José María Cazin. No obstante, antes de instalarse en París, realizó un viaje de recuerdos por Alemania, visitando también Holanda y Bélgica, experiencia que fue muy importante para él ya que lo puso en contacto con la obra de los pintores que más tarde fueron considerados como precursores de los movimientos expresionistas.

Aparte de los aguafuertes y de los dibujos que seguía enviando para ilustrar los textos de los autores de la “Revista Moderna” apenas realizó obras de importancia. En 1906 la exposición anual de la Galería Nacional de Artes Plásticas dedicó una sección importante a la obra de los pensionados en Europa, originando opiniones muy divergentes y hasta polémicas. Fue la segunda y última vez que Ruelas expuso, ya que no le interesaba y sus pensamientos estaban centrados en quedarse en Europa, de donde no volvió.

Murió el 16 de septiembre de 1907 en París y fue sepultado en el cementerio de Montparnasse.

Obras del artista

Fondo Francisco Díaz de León