Pelegrín Clavé, 1811 - 1880

Nació el 17 de junio de 1811 en la ciudad de Barcelona, España. Fue un reconocido pintor de origen catalán quien dirigió la Academia de San Carlos de la Ciudad de México, excelente retratista y miembro de la Real Academia de Bellas Artes y la de Ciencias y Artes de San Jorge.

 Fue hijo de Eulalia Roqué Ferrer y Rafael Clavé Molists. En 1822, a la edad de once años, ingresó a la Escuela de las Nobles Artes, establecida en la Real Casa Lonja de Barcelona, donde estudió con Salvador Mayol y Vincent Rodes, entre otros profesores. Permaneció en la Escuela de las Nobles Artes por un periodo de doce años (1822-1834), con un desempeño sobresaliente, ganando diversos premios.

 En 1833 obtuvo una pensión de la Real Junta de Gobierno de Barcelona para estudiar durante cuatro años en la Academia de San Lucas, en Roma. El 21 de abril del año siguiente, salió de Barcelona, junto con el escultor Manuel Vilar, para iniciar sus estudios en la Academia italiana donde aprendió pintura con Tomasso Minardi y escultura con Pietro Tenerani. En 1837 realizó dos obras en su segundo año de estudios; copia de “Apóstoles de la Coronación de la Virgen”, de Rafael y “El sueño del Profeta Elías”. Al término del periodo de pensión, en 1838, escribió a la Real Junta de Barcelona solicitando permiso para continuar su estancia en Roma y concluir sus obras. Ése año también realizó una de las piezas con influencia nazarena: “El buen samaritano”.

 En 1843 viajó a Milán, en donde expuso la obra “El ángel Rafael y Tobías”, copia de una obra de Moretto de Brescia. Regresó de Milán a Roma al año siguiente para exponer. Manuel Vilar escribió a su colega Lorenzale, que “Don José María Montoya, encargado de negocios de México en Roma, está en busca de un pintor y un escultor para hacerse cargo de la Academia de San Carlos”.

 En abril de 1845 se publicó en Roma una convocatoria dirigida a artistas europeos para seleccionar dichos cargos para la Academia de San Carlos. La Junta de Gobierno, seleccionó a Pelegrín Clavé y a Manuel Vilar. El 16 de noviembre de ése mismo año, fue nombrado Académico de Mérito de Pintura de Historia, por la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, presentó como prueba la obra “Infanta Doña Isabel tensando la corona”.

 En enero de 1846 llegó a México junto con su colega Manuel Vilar y para el mes de julio, firmó su primer contrato por cinco años para dirigir la Academia y dar clases de pintura que iniciaron el 6 de enero de 1847 después de un periodo de reestructuración. Un año más tarde, el 24 de diciembre, se inauguró la Primera Exposición de la Academia de San Carlos. En este año, Clavé realizó los “Retratos de la Sra. y la Señorita Rosario Echeverría Almanza.

 Para 1850, comenzó una etapa artística en la que el pintor se dedicó a retratar a la burguesía mexicana, en este año realizó los “Retratos del Sr. Octavio Muñoz Ledo y la Sra. Garro Muñoz de Ledo. En 1851 realizó “Retrato de Caballero”, perteneciente a la Colección Andrés Blaisten y ése mismo año, la Junta Directiva de la Academia, satisfecha con su labor, decidió renovar su contrato por cinco años más.

 Quizá su obra más emblemática, “La primera juventud de Isabel la Católica al lado de su enferma madre (Demencia de doña Isabel de Portugal)” fue pintada en 1855 y tres años más tarde comenzó a pintar los murales de la Cúpula del Templo de la Profesa. En 1860, la muerte de su amigo, escultor  y profesor, Manuel Vilar, le provocó una profunda tristeza.

 En 1863, con la transición del gobierno mexicano, se generaron también cambios en la Academia, reduciendo el sueldo a Pelegrín Clavé. En febrero de ése mismo año, Clavé fue destituido de su cargo junto a Eugenio Landesio y Javier Cavallari por negarse a firmar un acta de protesta en contra de la intervención francesa. Al arribar las tropas francesas a México, el Presidente Benito Juárez salió de la Ciudad de México y se reconstituyó la Junta Directiva de la Academia, reinstalando a Clavé en su antiguo puesto. Desde el Palacio de las Regencias, se le encomendó a Pelegrín Clavé realizar una copia del “Retrato de Napoleón III”.

 Clavé renunció como director de la Academia de San Carlos y concluyó la decoración de la Cúpula de la Profesa en 1867 y tan sólo un año más tarde volvió a Barcelona donde permaneció hasta su muerte, acaecida el 13 de septiembre de 1880.