David Alfaro Siqueiros

Fuego, 1939

Piroxilina / plástico / tela
49 x 61.5 cm
DAS011

Esta imagen de una nube de humo en erupción fue pintada a finales de 1939 para la exposición individual de David Alfaro Siqueiros, inaugurada el 2 de enero en la galería Pierre Matisse de Nueva York. Dos de las obras de formato más grande, El sollozo y Etnografía, pronto pasaron a formar parte de la colección del Museum of Modern Art en la misma ciudad. Fuego fue uno de varios paisajes pequeños realizados sobre papel; valuado originalmente en cien dólares, fue adquirido por el galerista y coleccionista Germain Seligman. Aunque los temas eligidos por Siqueiros -principalmente paisajes y estudios de la figura humana- fueron más bien convencionales, los diecisiete cuadros para la exposición neoyorkina, incluyendo Fuego, fueron realizados con los materiales y herramientas innovadores que el artista consideraba esenciales para crear un arte moderno revolucionario. El pintor empleó pistolas de aire y esténciles, y eligió como medio la piroxilina -una laca artificial también conocida con el nombre comercial de Duco. Al secarse, la piroxilina se abrillanta y endurece, lo cual no representaba ningún problema para las obras grandes sobre madera, pero sí para las imágenes realizadas sobre papel. Actualmente se pueden ver pequeñas fracturas en toda la superficie de la pintura (la obra volvió a montarse sobre un soporte de tela ahulada). Realizada en grises fríos, la nube expande amenazantemente contra un despejado cielo azul, proyectándose hacia el espectador. Las suaves colinas del primer plano conducen a un horizonte raso que quizá represente los reflejos de la superficie del mar. La pistola de aire recrea con perfección la textura abstracta del humo; literalmente, nubes de pintura se usan para representar un evanescente nube en movimiento. Pero éste no fue un simple ejercicio formal. Como El sollozo, esta obra es un comentario sobre los avances del fascismo en Europa y Asia, aunque más una metáfora elegante que un panfleto didáctico. Cuatro de las obras sobre papel incluyeron nubes similares a las de su apocalíptico mural Retrato de la burguesía (1939-40, Sindicato Mexicano de Electricistas, ciudad de México). Aunque sólo Pozo petrolero en llamas (paradero desconocido) incluía una referencia explícita a la destrucción de la guerra, Fuego se propuso recordar la destrucción ocasionada por la Guerra civil española, la blitzkrieg nazi y el avance japonés en China.

Vid. James Oles, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autonóma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León