X

Julio Ruelas

Retrato de Rubén Campos, 1900

Oleo / tela
36 x 28 cm
JRue011

Entre 1896 y 1900, Julio Ruelas ejecutó un buen número de retratos masculinos con atavíos arcaizantes: jubones sombríos, cuellos de gorguera, emplumados chambergos, amplias capas españolas, a guisa de caballeros del renacimiento o del barroco. La moda de tal género de retratos la asimilaron tanto Ruelas como Germán Gedovius durante sus años de aprendizaje pictórico en Alemania, en las academias de Karlsruhe y de Munich, respectivamente. En México su práctica halló un campo bien abonado en la atmófera idealista y fantasiosa de la bohemia finisecular, proclive a los disfraces y enmascaramientos como una manifestación de su ruidosa aversión a la grisura de la vida presente. El propio Campos dejaría consignado en sus memorias que el uso de chambergos con plumas artagnanescas y de audaces bigotes a lo mosquetero, se convirtieron en señales externas de la alegre, intemperante y retadora juventud que hacía la Revista Moderna. El cuadro remite, pues, a una actitud deliberadamente cultivada por los miembros de la pandilla literaria y artística con la que el retratado se identificaba. Hay que advertir que, a la sazón, Campos frisaba los 28 años y que había alcanzado su plena madurez expresiva en los cuentos, poemas y artículos que la revista de Jesús E. Valenzuela le venía publicando.

Vid. Fausto Ramírez, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autonóma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León