X

Rosa Rolanda

Niña de la muñeca, 1943

Oleo / tela
65 x 50 cm
RoR002

Una fotografía de Rosa Rolanda la capturó pintando el óleo La niña de la muñeca en su casa de Tizapán, sentada frente a su caballete y rodeada de la gran colección de esculturas prehispánicas que ella y su esposo reunían con avidez, junto con ejemplos de arte popular. Rolanda había nacido en California, de padre con ascendencia escocesa y madre mexicana pero, como comprueba la fotografía, en su país de adopción asumió por completo los ideales de la mexicanidad. La niña de la muñeca muestra a una pequeña sentada sobre un equipal. Lleva un vestido rosa pálido con un moño que le hace juego, y no sonríe, sino que mira con solemnidad mientras sujeta una muñeca vestida de tehuana. A sus pies hay otro juguete ?quizá de la propia colección de la pintora?-, una escultura de barro o yeso de un hombre a caballo tocando una guitarra. En esta obra, Rolanda sigue muy de cerca el estilo y la temática de Diego Rivera en cuadros como Modesta (1937, colección Jacques y Natasha Gelman), donde niños pequeños, casi siempre indígenas, con ojos almendrados y cuerpos redondeados ?y muchas veces acompañados por juguetes? se presentan como la más pura encarnación de la cultura mexica. Aunque la sinceridad de Rivera es irrefutable, sus imágenes fueron a la vez muy populares entre los coleccionistas de Estados Unidos. Sin embargo, a diferencia de Rivera, Rolanda no parece haberse considerado una artista, ya que afirmó: ?Pinto por placer, no expongo en galerías. Las personas que ven mis pinturas en mi casa y a las que les gustan, me las compran directamente.? No obstante, coleccionistas distinguidos como Stanley Marcus y Fred Davis sí adquirieron obra suya. Este cuadro es también un tributo a Frida Kahlo, quien fuera buena amiga de Rolanda, ya que las cejas de la muñeca vestida de tehuana refieren a la icónica forma de las de Kahlo. Este ?retrato? lleno de humor es especialmente ingenioso porque Kahlo también tenía una enorme colección de muñecas, y el cuadro resulta interesante en tanto anuncia el ?culto? que ha llevado a la proliferación de su imagen en tazas, camisetas, carteles y, por supuesto, en muñecas.

Vid. Terri Geis, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autonóma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten