X

Rosa Rolanda

La niña del taco, 1947

Oleo / tela
75.3 x 60.3 cm
RoR001

Esta obra encierra un conjunto de elementos del sincretismo de la cultura prehispánica y española. En primer plano se encuentra una niña tales con facciones olmecas: los ojos rasgados, la nariz ancha y los labios gruesos, así como el color de la piel morena. La vestimenta de la protagonista sitúa al espectador directamente en la primera mitad del siglo XX; tales elementos como las polainas en los zapatos de la niña, el encaje y los aretes grandes nos muestran que va ataviada para celebrar una fecha importante. Además porta una corona floreada a la usanza de las Monjas Coronadas del siglo XVII, utilizada para la presentación en el templo, generalmente a la edad de 3 años. El perro junto a ella es un xoloitzcuintle, raza endémica de México y con una carga importante en la cultura antigua mexicana, siendo el primer compañero y responsabilidad de un niño, mismo que le ayudará a atravesar el inframundo hacia el Mictlán, llegado el momento de su muerte. La escena al fondo representa lo que parece ser una fiesta tradicional con una mezcla de elementos propios de la cultura española: toros, toreros, ángeles, palomas blancas y estrellas. Al fondo encontramos una representación sincrética del árbol de la vida. Sabemos que esta escena se lleva a cabo en el atrio de una iglesia, ya que al fondo en el cuadrante izquierdo, se alcanza a ver el frontón de una portada y arriba, el remate de una torre campanario. Por otro lado, en el cuadrante derecho vemos a un niño caracterizado como calavera, elemento también con una fuerte carga simbólica en la cultura prehispánica, debido al culto que se le rendía como momento de transición entre la vida y el paraíso del Mictlán, lugar donde descansan las almas. La paleta de colores claros que utiliza en primer plano le da fuerza lumínica y de contraste con el resto de la escena. La figura principal es más grande que el resto de los personajes, esto le da mayor jerarquía sobre los otros y representa la importancia de la protagonista. En esta obra Rosa Rolanda, al unir rasgos de las culturas prehispánica y española, nos da un testimonio de la importancia que tuvo este tema en la historia del arte en México durante el siglo XX. Dulce Moreno, Fundación Andrés Blaisten, 2014

Dulce Moreno, Fundación Andrés Blaisten, 2014

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten