X

Manuel Rodríguez Lozano

Autorretrato, 1940

Oleo / tela
100 x 59.5 cm
MRL003

Rodríguez Lozano representa el modelo de pintor que se involucró activamente con otras áreas artísticas del México postrevolucionario, pues sus intereses abarcaron la enseñanza, la promoción cultural, el teatro, la música y la literatura. Fue maestro del método de dibujo de Adolfo Best Maugard y orientó la vocación plástica del malogrado Abraham Angel y de Julio Castellanos; con Antonieta Rivas Mercado-encumbrada dama, heredera de una posición social y económica del porfiriato- fundó el Teatro Ulises y propició la puesta en escena en México de obras de renombrados dramaturgos, compositores y coreógrafos de fama internacional. Supo rodearse de una élite mexicana e internacional que apreciaba y valoraba el clima de renacimiento artístico que se vivía en aquel entonces. El autorretrato del pintor en la Colección Blaisten muestra la imagen pausada y evasiva de sí mismo, en actitud reflexiva y un tanto espiritual, parca en el color y con una ventana al fondo que acentúa el ambiente metafísico del entorno. Efigie distinta a los días de angustia que viviría poco después, cuando fue injustamente encarcelado en 1941, como responsable de la pérdida de grabados de Durero y Guido Reni, cuando dirigía la escuela de arte de San Carlos.

Cfr. Manuel Rodríguez Lozano. Pensamiento y pintura. México, Imprenta Universitaria, 1960.

Otras obras del artista