X

Fermín Revueltas

Bañistas, 1927

Oleo / tela
64.5 x 59.8 cm
FR002

Bañistas, un cuadro temprano dentro de la escasa producción de Fermín Revueltas, está construido a partir de las líneas ondulantes de la cascada, de la vegetación y de los cuerpos de dos bañistas, una secándose con una sábana blanca, la otra lavándose el cabello. Aquí la selva y sus habitantes se confunden; el tono de la escena es sombrío, no obstante la vegetación tupida y el sopor y temperaturas altas que prevalecen en aquellos lugares. Prematuramente muerto a los treinta y tres años, entusiasta del primer muralismo, miembro de las Misiones Culturales promovidas por José Vasconcelos, Revueltas está interesado aquí en retratar cierta pureza que halla en las mujeres del trópico. Pese a haber estado entre los fundadores del Partido Comunista Mexicano y el Sindicato de Obreros Técnicos, Pintores, Escultores y Grabadores, no hay temática politizada ni abierta propaganda en sus cuadros de caballete, aunque sí en sus murales y grabados. En Bañistas, Revueltas emula escenas de un paraíso sin mancha, probablemente en el Istmo de Tehuantepec, tierra ?exótico? para los pintores mexicanos y extranjeros desde el siglo XIX, donde Vasconcelos mandó a Rivera visitar a finales de 1922, para que encontrara una fuente de inspiración ?puramente? mexicano, donde Tina Modotti huyó a finales de la década... La mujer en el primer plano, con su espalda doblada y pechos caídos, parece una cita directa de Bañista de Tehuantepec (1923; Museo Nacional de Arte), de Rivera. Sin embargo, como esperaríamos de un antiguo miembro de los Estridentistas, las formas angulares y entrelazadas evidencian un interés en los mismo planos fragmentos de la pintura cubista que Rivera mismo rechazó después de 1917. Es posible que el cuadro toma cuenta de una historia del folclor zapoteca, de sabiduría popular en el istmo y la península de Yucatán. Se trata de unas mujeres jóvenes y bellas que se bañan en el río cuando pasa un hombre por ahí, tientan al paseante y cuando éste se pregunta si debe unírseles, las apariciones se desvanecen. La moraleja del cuento advierte contra la pérdida de la razón y el sosiego instigado por unas brujas con sentido del humor.

Vid. Carlos Molina / James Oles, , México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León