X

Feliciano Peña

Autorretrato , 1941

Oleo / tela
60 x 46.5 cm
FP001

Feliciano Peña pintó Autorretrato a la edad de 26 años. En esta obra un joven hombre posa con su mirada absorta en un punto fijo, con esos mismos ojos abiertos y largas pestañas que reconocemos en los retratos que Angelina Beloff y Fanny Rabel le dedicaran en 1940 y 1942, respectivamente. Peña viste una camisa en tono ocre que contrasta con el azul de la pared de fondo y con el cabello intensamente negro. Apenas vemos una columna a un costado que constriñe el espacio pictórico en torno a su figura. El retratado posee ya algunas líneas de expresión que acentúan la fuerza de sus facciones, las cuales se complementan con una boca de labios carnosos por encima de la que se percibe un incipiente bigote. El pintor lleva entre sus largos y delgados dedos una cabecilla prehispánica, que sostiene a la altura de su pecho, como una señal de especial aprecio y de empatía con el pasado prehispánico. El fondo de la obra, con pinceladas cortas y rápidas que remarcan la dirección de los trazos, nos recuerda la manera en que Van Gogh concibió sus propios autorretratos, apoyándose especialmente en la aplicación de los colores y en el contraste cromático para enfatizar su propia figura. De la misma forma, el cuadro de Peña comunica un lenguaje moderno que se expresa por medio de una paleta que se constriñe a unos cuantos colores, acentuando ciertos focos de luz en el retrato, con el fin de guiar nuestra atención de manera inmediata a la expresión serena y concentrada que se trasluce en su rostro. En Autorretrato Peña parece resaltar cuestiones de pertenencia o identidad racial, pues recordemos la costumbre de aludir al carácter o a la personalidad del retratado, a través de algunos elementos simbólicos que trascienden una mera representación realista.

Vid. Mireida Velázquez, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León