X

Luis Nishizawa

Paisaje, 1965

Oleo / tela
30.5 x 40 cm
LN011

Desde temprana edad, Luis Nishizawa tuvo estrecho contacto con los paisajes mexicanos, tema central de su obra: ?creo que el medio ambiente en el que crecí influyó hondamente en mi pintura. No tuve más amigo que la lluvia y toda la naturaleza?, afirmó hace tiempo en una entrevista que le realizara María Luisa Mendoza para Diorama. Paisaje muestra una fisionomía muy alejada de las pinceladas suaves de Valle de México de 1947 (colección Blaisten), con una mayor definición del dibujo y experimentación de texturas. En esta ocasión, la línea del horizonte se ubica más centrada en el lienzo, permitiendo la apreciación del cielo con mayor amplitud. Las líneas del dibujo son más fuertes y precisas, lo que resulta en una mejor definición de los objetos y un notable sentido de amplitud. La pincelada es vigorosa y sugiere texturas a través del uso de empastes, como los encontrados del lado inferior derecho y en el centro de la composición, donde utiliza ampliamente las tonalidades rojas y tierras. Al fondo, se encuentran el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl - emblemas del paisaje mexicano a partir de las obras de José María Velasco - que consuman la escena de montañas y casi se confunden con el cielo, del cual tenemos un panorama amplio y nublado. Aquí el pintor realiza un estudio detallado de las nubes, cuyas tonalidades grisáceas remiten a una próxima llovizna. En general, la pieza es rica en detalles y contrastes de color que se tornan más intensos y puros, pues aunque alejado del minucioso verismo académico, el pintor prevalece aún con el convencimiento de captar el realismo de la naturaleza, vinculándolo con un toque de poesía.

Vid. Claudia Barragán, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten