X

Ezequiel Negrete

Paisaje, 1951

Oleo / tela
46.5 x 55.5 cm
EN001

En Paisaje, Ezequiel Negrete Lira representa una región caracterizada por lo agreste de la geografía en la cual dominan plantas y árboles propios de un clima árido tales como cardones, magueyes, nopaleras y órganos. El artista concibió una escena que difiere en mucho de cierto lenguaje plástico que había mostrado en otras de sus cuadros, ya que en ésta queda fuera casi cualquier alusión al ser humano y a su presencia, de no ser por un casi imperceptible pastor y sus animales que pastan en medio del campo. Un primer plano está dominado por montículos y peñascos, cubiertos de hierba seca, cuyo color contrasta con el tono verde de algunos árboles que dominan el ángulo izquierdo de la composición. El pintor hace uso de líneas horizontales, visto a través de las dos montañas que se extienden al fondo de la panorámica, creando un sentido de profundidad, recurso que nos habla de una comprensión más tradicional del género que contrasta fuertemente con algunas de las obras tempranas del pintor. Negrete Lira organiza formalmente su paisaje de tal manera que juega con las escalas de los elementos de la pintura para crear el efecto lejanía-cercanía, por ejemplo: el diminuto pastor, los conjuntos de los árboles, los animales, las laderas y la montaña que apenas está perfilada con una sutil línea del dibujo. El pintor parece detenerse especialmente en las calidades de las rocas, para explorar cada uno de los elementos geográficos que ocupan la vista. Al parecer, en esta etapa de su producción artística, Negrete Lira abandonó sus interpretaciones grandilocuentes e idealizadas del ámbito rural mexicano, para acercarse a una visión más naturalista que centra su atención en la observación del paisaje en sí mismo.

Vid. Mireida Velázquez, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autonóma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten