X

Agustín Lazo

Botellas, 1923

Oleo / tela
54 x 47.8 cm
AgL002

Botellas, una de las primeras obras de Agustín Lazo que han sobrevivido, fue pintada en París, donde el artista fue a estudiar en 1922. El cuadro muestra cuatro botellas acomodadas en una pirámide casi perfecta sobre la repisa de una ventana, probablemente en su estudio. A la izquierda puede verse parte de un grueso postigo de madera, pero nada es visible a través del grueso empaste blanco de los cristales. Las botellas de vino -verdes y más altas- y las de color ámbar, pequeñas y rechonchas, seguramente para brandy o whisky, son tal vez los recuerdos vacíos de una celebración bohemia, reacomodados tras la resaca a fin de analizar con serenidad las propiedades de refracción de los colores del vidrio translúcido. Dado el tema, esta obra podría compararse con las naturalezas muertas de Giorgio Morandi de la década de los veinte, aunque los tranquilos estudios metafísicos del italiano son mucho más leves, más lúcidos y racionales que la composición abigarrada de Lazo. Mientras que Morandi se inspiró en Chardin, Lazo parece más en deuda con la obra poscubista de un artista como Diego Rivera. Si bien completamente figurativas, las botellas de Lazo tienen perfiles asimétricos e irregulares y facetas geométricas que parecieran reconocer las teorías cubistas. Esta naturaleza muerta también recuerda detalles de algunas pinturas de Rivera influidas por Cezanne de 1917-1918. Pero no obstante su fuente de inspiración, el espíritu violento, mundano, e incluso proletario de las Botellas de Lazo será completamente ausente en sus delicadas naturalezas muertas de

Vid. James Oles, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León