X

Manuel Herrera Cartalla

Tejedoras de sombreros, ca. 1950

Oleo / tela / masonite
57 x 75.5 cm
MHC005


Manuel Herrera Cartalla, poseedor de una formación sólida como artista plástico, explora en la pieza La paloma las dimensiones de la maternidad y el vínculo amoroso entre madre e hijo, por medio de símbolos, texturas y juegos de luz y sombra. La imagen sencilla connota, sin embargo, una profunda fuerza discursiva pos medio del trazo fuerte y definido de Herrera, utilizando una paleta de color breve, con ocres, blancos y tonos rojizos. La figura de la madre que lleva a su hijo de las manos en sus primeros pasos parece fundirse con el fondo formado por cortinas del mismo tono que la vestimenta de la madre. Los desvanecimientos de color de sus brazos remiten nuevamente a esta idea, haciendo pensar en la figura materna como parte de la historia de la nueva generación, que poco a poco se irá fundiendo en el pasado, sin dejar de ser un apoyo para el nuevo hijo. El niño, por el contrario, permanece desnudo, dejando ver toda la fuerza de su tez morena, característica particular de los trabajos de Herrera, en donde ensalza la fuerza del color de piel moreno, propio del mexicano con raíces indígenas. La confianza en el paso del niño nos habla de esta profunda unión entre ambos personajes. Otro punto de contraste entre los dos es la diferencia de dimensiones, siendo la madre protectora y cuidadora y, por lo tanto, de tamaño mayor que su joven e inexperimentado hijo, que tiene un tamaño mucho menor. La figura desnuda de la madre se deja ver a través de la vaporosidad de su vestimenta, remitiendo a que el vínculo afectivo entre ambos es aun fuerte, siendo el punto de unión la pelvis de la madre, precisamente el camino por donde el niño vino a la vida. Coronando la composición, aparece una paloma viendo atentamente a la escena, casi como un espectador omnisciente, sin intervenir en la acción. Este símbolo, recurrente en las artes plásticas, nos habla de la inocencia, la pureza y la paz de la vida de estas dos figuras, viviendo intensamente un pequeño instante que será crucial en su futuro, a saber, el apoyo que la madre brindará a su hijo siempre, aun cuando su presencia sea ya parte del recuerdo.

Eduardo Celaya, 2019

Otras obras del artista