X

Francisco Gutiérrez

Mujer frente al mar, 1938

Oleo / tela
60 x 49.8 cm
FG001

Las mujeres, el mar y la música fueron temas principales y recurrentes en la obra de Francisco Gutiérrez. En sus distintas aproximaciones a las figuras femeninas, encontramos niñas, jóvenes, madres y más frecuentemente inalcanzables musas. Es el caso de este óleo, donde el artista asoció al mar y a la mujer quien perdida en la inmensidad, se refugia en una roca enorme que funge como único descanso en aquélla infinidad. La musa se encuentra en una suerte de metamorfosis: la mitad izquierda de su cuerpo de clara influencia cubista, parece transformarse en un objeto, tal vez musical, que ella no deja de asir, como si en cualquier momento fuera a escapársele para siempre. En esta ocasión, la técnica le permite al pintor aplicar una paleta de color más amplia y de mayores matices. Por ello el cromatismo difiere de Pareja (colección Blaisten), pues aquí utiliza un intenso tono dorado como fondo, que contrasta con los azules, verdes, rojos, grises y amarillos de tonos igual de intensos, aunque menos brillantes. La figura femenina sobre la roca nos remite a obras como Las bañistas (Desnudos en escollera) de Joaquín Clausell (s.f.; colección particular), obra de vena simbolista en donde apreciamos a dos personajes atrapados en la infinidad del mar. Hay correspondencias también con algunas piezas del mismo Gutiérrez como Mujeres bañándose (1938), donde se aprecia una clara influencia de Renoir, visible también en esta obra tanto en el clasicismo de la mitad izquierda del cuerpo, como en las facciones del rostro. En algunas ocasiones como en Mujer frente al mar, el pintor conjugó sus tres temas recurrentes y los envolvió en una atmósfera onírica, característica que inundó gran parte de su obra.

Vid. Claudia Barragán, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten