X

Manuel González Serrano

Ofrenda, ca. 1940

Oleo / cartón
33 x 48 cm
MGS009

A la apariencia de las cosas y los significados ocultos también se orientaron las búsquedas de Manuel González Serrano. Artista poco investigado - acaso se conocen un medio centenar de obras suyas- que ha sido clasificado como surrealista, en una impronta que resulta un tanto incómoda, por insuficiente, y de quien aún se desconoce su plena trayectoria artística, su formación y, en sí, las posibles motivaciones de su pintura. Este óleo de la Colección Blaisten arroja luces a este respecto, porque tengo para mí que está entre sus primeras obras; me baso en la estructura formal que La ofrenda exhibe a simple vista: una llana naturaleza muerta que expone escasos objetos que revelan incierta proyección volumétrica, y cuya solución compositiva se acerca a los bodegones mexicanos de extracción popular y a las mesas poblanas. Como en el género de origen flamenco, se alude de forma tradicional a la trasposición de conceptos filosóficos en frutos comestibles: el pez es alusivo a la persona de Cristo, tanto como en México el pan es característico en las ofrendas del día de muertos. De mensaje incipiente, comparado con los significados herméticos de su madurez, introduce una temática que será constante en su pintura: la muerte, la resurrección y la vida.
Vid. Teresa del Conde, Siete pintores. Otra cara de la escuela mexicana. México, Instituto Nacional de Bellas Artes, 1984.

Vid. Teresa del Conde, Siete pintores. Otra cara de la escuela mexicana. México, Instituto Nacional de Bellas Artes, 1984.

Otras obras del artista