X

Jean Charlot

El primer diente, 1936

Oleo / tela
100 x 76 cm
JCh002

Esta obra fue pintada después de que Charlot se fue a radicar en Nueva York en 1928, después de trabajar varios meses como ilustrador del Carnegie Institute de Washington en su gran proyecto arqueológico en Chichén Itzá. Como muchas de sus obras de los treintas, el tema es un recuerdo nostálgico de escenas presenciadas o imaginadas durante los seis emocionantes y artísticamente prolíficos años que pasó en México. Este lienzo muestra a una madre alterada, sujetando a su bebé con un rebozo verde grisáceo; sus brazos asoman por debajo de la prenda para sostener a la pequeña que se retuerce. Sin embargo, más que personas individualizadas, la imagen muestra personajes estilizados. El rostro de la madre es una máscara oval, reminiscencia más de las tragedias griegas que del México antiguo. Su vestimenta, su peinado y el color de la piel la tipifican obviamente como indígena, aunque su hija tenga la piel más clara. Charlot dibujó la boca del la bebé con las comisuras de un hombre-jaguar olmeca. Como en 1936 el pintor aún no se había casado, no conocía la dura experiencia de la etapa de dentición en hijos propios, pero con la habilidad de un caricaturista, captura a la perfección el difícil momento, tan doloroso para la bebé como para la madre. En este periodo, Charlot pintó muchas imágenes de familias mexicanas, a veces demasiado edulcoradas ?en las que el padre está casi siempre ausente?, con las madres cargando a sus hijos mientras hacen tortillas (Descanso y trabajo en el umbral, 1938), tratando de controlar al hijo (Madre amarrando a su hijo en una silla, 1942) y, por supuesto, ayudándole a caminar (Primeros pasos, 1939).

Vid. James Oles, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autonóma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León