Federico Cantú

Ruth, 1937

Oleo / tela
92.2 x 65.7 cm
FC007

En regulares dimensiones e iluminada de una luz dorada que le cae sobre el cuerpo desnudo, una mujer posa serenamente sobre un escalón, contra un ropero o una puerta. La expresión del gato a sus pies pareciera de sorpresa frente al espectador; podría ser una cita directa del famoso cuadro Olimpia (1869) de Edouard Manet. Como su antecedente decimonónico, Ruth revela cierto tedio, obligada a guardar una posición idéntica en los tantos estudios académicos que un pintor debe ensayar antes de ir del bosquejo con carboncillo al óleo y la tela. Con frecuencia Cantú pintó temas bíblicos; Ruth es el nombre de un personaje del Antiguo Testamento, uno de los ancestros de David, pero la obra es más un retrato que una referencia literaria o religiosa. El mismo gato de la familia aparece en su Primer retrato de Gloria y un Autorretrato (ambos de 1938; colecciones particulares). El cuadro es muy parecida al grabado sin fecha, que adorna la portada del libro que sobre Cantú escribieron Luis Cardoza y Aragón y Salvador Toscano en 1948. Pero el interés va más allá de la anatomía o majestad del desnudo, Ruth es un estudio para una composición más compleja, de 1938 y que se llama El Triunfo de la Muerte (Philadelphia Museum of Art), un óleo sobre tela de grandes proporciones, originalmente en la colección del norteamericano MacKinley Helm. pintor. El personaje de Ruth reaparece aquí en un pose casi idéntico, aunque su mano la ahora recarga la mano sobre polichinela quien oye a su arlequín cantarle, mientras el gato ha escapado a atacar a la Muerte ?parece ser el único en detectar su presencia en esa bacanalia- y el propio pintor, vestido de Pierrot, observa todo con asombro.

Vid. Carlos Molina / James Oles, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten. México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León