X

Federico Cantú

Arlequines, ca. 1930

Oleo / tela
80 x 70 cm
FC002

Federico Cantú sintió especial atracción por la obra de Picasso, cuya influencia se dejó sentir, no sólo en los temas, sino también en los tratamientos compositivos de la producción de varios artistas mexicanos. A Picasso y su pintura los conoció y estudió detalladamente en París y Nueva York. <i>Arlequines</i> es, curiosamente, la misma temática de alqunos grabados picassianos que conserva en su acervo la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde los pudo haber contemplado Cantú mucho antes de haber realizado las decoraciones para el bar Papillon en la ciudad de México, precisamente con el tema de "La vida del arlequín''. Alguna vez el coleccionista norteamericano MacKinley Helm mostró dibujos de Cantú a Diego Rivera, quien, en afán de burla, comentó que "era el Picasso de los pobres". Lo cierto es que si el tema tiene una genealogía directa con el pintor español más influyente del siglo XX, el cuadro de la Colección Blaisten demuestra, al mismo tiempo, el estilo personal de línea sinuosa y elegante que Cantú supo imprimir a su oficio pictórico. La pieza fue expuesta en 1936, en la exposición monográfica que le dedicó la legendaria Galería de Arte Mexicano.

Cfr. MacKinley Helm. Modern Mexican Painters. New York, Harper & Brothers, 1941.

Otras obras del artista

Fondo Francisco Díaz de León