X

Rosario Cabrera

Paisaje, ca. 1928

Oleo / tela
50.5 x 63.5 cm
RC001

Paisaje representa una par de edificaciones características de los pueblos cercanos a la ciudad de México que aún conservaban un aire rural en medio de la naciente metrópoli. Aunque una sólo puede ser apreciada parcialmente, presentan ciertas diferencias en cuanto a los materiales y a la arquitectura; quizá se tratan de viviendas de diferentes clases sociales, o de una casa principal con un granero contiguo. El edificio a la izquierda, con altas paredes blancas y ventanas de madera enmarcadas por ladrillos rojos, denota cierto lujo en la construcción, mientras la casa contigua, con techo de dos aguas recubierto de palma y un pozo a su costado, llama nuestra atención por la fachada de un blanco resplandeciente, que crea un fuerte contraste de color con el oscuro matiz del entorno natural. Las casas se encuentran situadas en medio de un terreno pedregoso en el cual crece profusamente la hierba. Algunos árboles se levantan en los alrededores, destacando uno de ellos que, ya seco, parece custodiar la ventana. En este momento, el cielo cargado de nubes anuncia con fuertes vientos, producidos gracias al efecto de unas cortas pinceladas de blanco y azul, la inminencia de una lluvia torrencial que crea una atmósfera bastante sombría, equilibrada sólo a través de la luminosidad de las construcciones. Rosario Cabrera es un ejemplo de aquellos artistas que recibieron una formación académica, pero que en medio de las nuevas propuestas artísticas y pedagógicas de los años veinte, decidieron asumir conscientemente un lenguaje que se identificaba con la ingenuidad de las expresiones plásticas infantiles. De hecho, Cabrera asumió conscientemente la ?ingenuidad? de sus alumnos, pues como vemos en su obra El niño pintor (1928; Colección particular), la artista marca una clara diferencia entre la expresión de alguien que conoce bien las convenciones pictóricas, como ella misma, y el pequeño que en ese momento concibe un paisaje muy similar a los que Cabrera realizó durante sus años como profesora de las Escuelas de Pintura al Aire Libre.

Vid. Mireida Velázquez, Arte moderno de México. Colección Andrés Blaisten, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

Otras obras del artista

En Coleccion Blaisten

En Francisco Díaz de León