Federico Cantú, 1907-1989

 Nace en Monterrey, Nuevo León, México en el año de 1908. 

Pintor, escultor, grabador y muralista. Estudió inicialmente en Monterrey y San Antonio, Texas, e ingresó a los 14 años en la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán, en la Ciudad de México, dirigida por el también regiomontano Alfredo Ramos Martínez. 

El gusto por el color y el trazo en pequeño formato fueron influencia de Ramos Martínez, así como la emoción por el romanticismo decimonónico y la admiración hacia la mujer como tema del arte. Otros artistas que dejaron huella en Cantú fueron José de Creéft, Fidias Elizondo, Mardonio Magaña y Diego Rivera; los dos primeros eran escultores, el segundo tallador naïf retratista de la realidad y el último muralista, de quien aprendió su intensidad creadora y aliento épico.

Entre 1924 y 1931 exhibió su obra en Estados Unidos y Europa. 

Fue catedrático en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” desde 1943 y seis años después, en la Universidad de California. 

De su obra mural se pueden mencionar Los Informantes de Sahagún en el Ex Convento de San Diego, que fuera sede de la Pinacoteca Virreinal en la Ciudad de México, así como el dedicado a la mitología griega ubicado en el frontispicio de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León y los ejecutados en residencias particulares, algunos de los cuales han sido adquiridos por el Gobierno del Estado de Nuevo León. 

Entre sus relieves se encuentran los ubicados en las Unidades Independencia, Cuauhtémoc y Centro Médico Nacional de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social en la Ciudad México; de hecho, para esta institución creó el emblema titulado Nuestra Señora del Seguro Social. Realizó in situ el bajo relieve El flechador del sol sobre la Sierra Madre en la carretera Linares-Galeana, en la zona de Los Altares del municipio de Iturbide, Nuevo León, sin embargo, se derrumbó en el 2002. Las piezas recuperadas se exhiben en un museo en dicho lugar. 

Una de las magnas exposiciones retrospectivas de su producción se realizó en 1970 en el Palacio de Bellas Artes. Cantú ha sido homenajeado en varias ocasiones en publicaciones monográficas, así como en muestras individuales y colectivas como Cien años a través de cien artistas en el Museo de Monterrey en el 2000 y Arte Nuestro en el Museo Metropolitano de Monterrey en el 2005, donde fue ubicado en la sección de Pioneros en las artes plásticas nuevoleonesas al lado de Ramos Martínez y Fidias Elizondo. 

Murió en la Ciudad de México en el año de 1989.