Vicente Rojo, n. 1932

Nace en Barcelona, España en 1932. Realizó sus primeros estudios en dibujo, cerámica y escultura en 1946 en la Escuela Elemental del Trabajo en España. En 1949, llega a México a reunirse con su padre, emigrado político, y muy pronto adquiere la nacionalidad mexicana. Se inscribe en La Esmeralda, que abandona pronto y, trabaja como asistente de Miguel Prieto en la oficina de ediciones del Instituto Nacional de Bellas Artes en el suplemento México en la Cultura, publicación por excelencia de la vanguardia crítica, la única que toma muy en serio el proceso artístico e intelectual. Además colabora con la Revista de la Universidad de México. A la muerte de Prieto, Rojo queda a cargo y su labor destaca por el enriquecimiento de la vida cultural, del desarrollo del diseño gráfico y los niveles de calidad alcanzados. Sin dejar de lado su pintura, Rojo participa en todo el proceso creativo del suplemento, no sólo seleccionando las imágenes, o dibujando viñetas, sino seleccionando los textos y marcando la pauta a seguir en la calidad y la influencia de la revista en el ámbito cultural. Posteriormente, trabaja en la revista La cultura en México (1962-1974) de la Revista Siempre!. Más adelante colabora en Imprenta Madero en donde, por más de veinticinco años, coordina la publicidad cultural, revistas, suplementos, libros. Es cofundador, director artístico y consejero editorial de Ediciones Era y diseña portadas de la editorial Joaquín Mortiz con frecuencia, diseñador de la revistas de la Universidad, Artes de México, de Bellas Artes, Plural, Vuelta, La Jornada, entre otras, encargado de catálogos y carteles de Difusión Cultural de la UNAM. Colabora con importantes compañías cinematográficas en el diseño gráfico, crea logotipos para empresas y museos, y la imagen para el homenaje a Rufino Tamayo. Diseñó la portada para el libro de García Márquez, Cien años de soledad. Su obra ha ido de la figuración a lo abstracto para después expresar sólo lo geométrico como estructura. Es considerado el artista más importante de la generación de la Ruptura. Expone en España en 1964 Iconos, mitos, geometrías y destrucción de algunos órdenes. Ha trabajado su producción pictórica en base a series como Señales, triángulos y círculos, Recuerdos, usando puntos y líneas, o Escenarios, o la más larga México bajo la lluvia, con diagonales, diagramas, colores. En 1991 recibe el premio Nacional de Artes y el premio "México" de diseño y, en 1993, la medalla de oro al mérito de las Bellas Artes de España. Este mismo año es designado creador emérito por el Sistema Nacional de Creadores de Arte en México. Rojo ha incursionado con igual maestría en la escultura, destacando su representación en bronce de volcanes.