Fermín Revueltas, 1902-1935

Nacido en el estado de Durango en el noreste de México, su familia lo llevó a vivir a Guadalajara entre 1910 y 1913. Más adelante estudió en un colegio jesuita en San Antonio, Texas. En los Estados Unidos entró en contacto con pugnas de trabajadores y demandas de la unión en Chicago, las cuales influenciaron enormemente sus ideas como artista. A su regreso a México se unió a la revolución en la enseñanza de las Escuelas al Aire Libre de Pintura y fue director de la escuela José María Velasco en Villa de Guadalupe en la ciudad de México. Estuvo activo en la Unión de Trabajadores Técnicos, Pintores, Escultores y Grabadores y adoptó las proposiciones estéticas del movimiento literario de los "Estridentistas". Participó en la primera etapa del muralismo, pintando una alegoría religiosa en encáustica para la entonces Escuela Nacional Preparatoria en 1923. En 1928 se unió al Partido Comunista Mexicano y apoyó sus demandas por un cambio completo en la enseñanza del arte hecha por el grupo ¡30-30!, con manifiestos, carteles y exhibiciones. Con un lenguaje de forma avant-garde, rememorando el constructivismo ruso y el futurismo de Marinetti, ilustró las cubiertas de la revista crítica Crisol. Murió a temprana edad en 1935 dejando incompletos varios proyectos murales y una carrera artística en lo alto de su madurez de expresión.