Mardonio Magaña, 1866-1947

Nacido en la Hacienda El Refugio en el estado de Guanajuato, Magaña huyó del México rural devastado por la Revolución hacia la ciudad de México. Tenía 56 años y era conserje en la Escuela al Aire Libre de Pintura en Coyoacán sin instrucción formal en el arte, cuando realizó sus primeros modelos en barro y tallas en madera. México trataba en esa época de forjarse una nueva identidad que abarcara las aspiraciones nacionalísticas, la cultura popular y la herencia pre-hispánica. El mandato de las escuelas al aire libre era proporcionar a los alumnos libertad de creación, su sensibilidad e imaginación liberadas de normas académicas. El don innato de Magaña en la escultura fue rápidamente notado por Ignacio Asúnsolo, Alfredo Ramos Martínez, la galerista Inés Amor, y Diego Rivera, quien lo ayudó a presentar su primera exhibición individual en el Palacio de Bellas Artes en 1930. Especializado principalmente en escenas con grupos de personas y animales, las simples y toscas figuras de las obras fuertemente evocativas de Magaña están alejadas de las proporciones anatómicas clásicas. Su Serpiente es parte de la colección del Rockefeller Center en Nueva York.