Mardonio Magaña, 1866-1947

Mardonio Magaña nació el 23 de diciembre de 1865 en la hacienda El refugio en el estado de Guanajuato, México. Fue un escultor que representó la vida cotidiana de la clase trabajadora en México. Su obra se describe como un trabajo de estética local con características independientes y un enfoque modernista. Los retratos de Magaña reflejan una sensibilidad primitiva asociada con las esculturas precolombinas. Como trabajador y artista, se identificó con sus modelos.

Sus padres fueron Jacinto Magaña y Dolores Camacho. Durante más de 40 años, trabajó como cuidador en la hacienda en la que creció, la cual era propiedad de Don Vicente Silva. En 1920, a la edad de 55 años, se mudó a la Ciudad de México y vivió en el barrio de Coyoacán, donde trabajó con el sobrino de Don Vicente Silva; Mariano Silva, un intelectual y conocido abogado que le recomendó asistir a la Escuela de Pintura al Aire Libre que dirigía en aquél entonces Alfredo Ramos Martínez, allí comenzó a trabajar como portero. Esto marcó el futuro de la carrera de Magaña como artista porque fue allí donde conoció a Diego Rivera. En la escuela creó esculturas hechas de arcilla y madera con su navaja de bolsillo, actividad que ya realizaba desde la época en la que vivía en la hacienda. Tiempo después comenzó a obtener el reconocimiento de los mejores artistas de México.

Rivera lo ayudó a promocionar su trabajo. En 1930, Diego Rivera y sus colegas Vicente Lombardo Toledano y José L. Cossío, le organizaron una exposición individual en el Museo del Palacio de Bellas Artes. Rivera, quien fungió como biógrafo de Magaña, escribió más tarde: "Me contó cómo solía hacer "monitos" (muñecos) hechos de barro, calabaza y madera cuando era un niño" y cómo sus padres lo castigaban por crear estos "monitos".  Su carrera continuó floreciendo internacionalmente, el crítico de arte francés Flynn Paine presentó el trabajo de Magaña a la familia Rockefeller, la cual adquirió algunas de sus esculturas para su colección.

También en 1930, Francisco Sergio Iturbe, le comisionó a Magaña hacer una pieza monumental, la cual sería llamada Las dos comadres, esta pieza fue donada por el artista a Coyoacán en donde permaneció por muchos años y luego regresó a Iturbe, quien la destinó a sus oficinas en la calle Isabel La Católica, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El primero de junio de 1932 hasta 1937, se desempeñó como profesor de la Escuela de Talla Directa y Escultura Libre, que dirigía el escultor Guillermo Ruíz. En 1934 fue promovido como profesor de escultura en la Escuela de Artes Plásticas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y un año más tarde celebró una exhibición en el Departamento de Escuelas Rurales de la SEP. En 1936, mostró su trabajo en la Galería de Arte de la Universidad Nacional Autónoma de México. Después de 1937, dejó la enseñanza debido a continuos problemas en la escuela y dedicó su vida sólo a sus esculturas. En 1940 sus piezas fueron exhibidas junto con otros famosos artistas en la exposición titulada “20 Centuries of Mexican Art” en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.

Mardonio Magaña murió el 2 de febrero de 1947 en la Ciudad de México a la edad de 80 años, sin embargo su trabajo ha continuado exhibiéndose en importantes exposiciones varias décadas después de su muerte, por ejemplo, en 1965 en el Museo del Palacio de Bellas Artes, en 1989 algunos de sus trabajos fueron exhibidos en el “25° Aniversario del Museo de Arte Moderno” en la Ciudad de México, un año más tarde su obra fue incluida en una muestra colectiva titulada “La Escuela Mexicana de Escultura, Maestros fundadores” en el Museo del Palacio de Bellas Artes y en 1994 el Museo del Pueblo de Guanajuato le organizó una exposición individual.

Internacionalmente, en 1999 su obra se exhibió en muestras colectivas como Identidad y volumen, La Escultura en México 1910-1950 en Pontevedra, España, L’Art moderne mexicain, 1900-1950 en el Museo de Bellas Artes en Montreal, Canadá. En 2004, Mardonio Magaña: A sense of tradition, presentada en el Mexic-Arte Museum en Austin Texas fue la segunda exhibición retrospectiva que se le hizo, la primera y más significativa fue la realizada un año antes en la Ciudad de México, en el Museo Diego Rivera y Frida Kahlo, exposición que dio una amplia idea de su vida y obra, obra que se conserva en importantes colecciones como la Colección Fallingwater en el museo del mismo nombre (Pennsylvania, Estados Unidos), en la mayor colección de arte moderno mexicano; la Colección Andrés Blaisten (México) y la ya mencionada colección de la familia Rockefeller.