Justino Fernández, 1904 - 1972

Nació el 28 de septiembre de 1904 nació en la ciudad de México. La Revolución lo llevó a los Estados Unidos. Regresó a México en 1923 cuando surgía el movimiento que revivía de la pintura mural mexicana y el estudio. La difusión del muralismo y de su más destacado representante, José Clemente Orozco, lo embargaría para siempre. Alumno del distinguido maestro, investigador, historiador y crítico de arte Manuel Toussaint, al convertirse en 1936 el Laboratorio de Arte de la Universidad Nacional Autónoma de México a Instituto de Investigaciones Estéticas, pasó a formar parte del mismo, como ayudante del Director, Manuel Toussaint. Sus primeras producciones fueron tres interesantes monografías: Morelia, Pátzcuaro y Uruapan (1936). Siguió su libro El arte moderno en México (1937), que reunió diez conferencias dictadas en la Escuela de Verano sobre el siglo XIX y principios del XX. En 1942 publica su monografía Orozco: forma e idea, penetrante valoración de la obra de este pintor, después ampliada. A su Arte moderno y contemporáneo de México (1953) sigue su Coatlicue: estética del arte indígena antiguo (1954). Entra al estudio de nuestro arte colonial y expone el resultado de su investigación en El Retablo de los Reyes: estética del arte de la Nueva España (1959). Corona su obra con El hombre: estética del arte moderno y contemporáneo (1962).Consagró su vida al Instituto y a la Universidad desde 1936, y hasta su muerte acaecida el 12 de diciembre de 1972. Fue electo Académico de Número de la Academia Mexicana de la Historia, Correspondiente de la Real de Madrid en 1965 y fue fundador de la Academia Nacional de Artes.